Cuando tenemos niños a nuestro cargo, bien sea porque somos maestros, tíos, padres, etc. es de mucha utilidad que los ayudemos a descubrir y desarrollar sus talentos. Esto los hará tener más herramientas para tomar decisiones en relación a lo que harán con sus vida en un futuro y probablemente seas unas personas más felices, cuyos recursos estén orientados a realizar cosas que les agraden y los llenen.

niño-leyendo

¿Cómo podemos ayudar a los pequeños a descubrir sus talentos?

Invirtiendo tiempo con ellos

Compartir con los niños es lo mejor que podemos hacer, es sabido que por temas de trabajo, de dinámicas diarias, de diversas actividades tanto de los niños como de los padres, estar tiempo con los niños se hace un poco complicado. Sin embargo debemos garantizar que ese tiempo exista y que sea de calidad, nos desconectamos un poco de lo que son los celulares, las computadoras, los quehaceres y nos dedicamos a compartir con los pequeños.

1-25-636x3521-700x352

No es tan recomendable seguir la tendencia de tantos minutos al día, no se trata de eso, mientras más tiempo mejor. No es una tarea más de las que podamos tener en nuestra rutina diaria, debería ser un verdadero placer compartir con nuestros pequeños, jugar con ellos, hablar con ellos, escuchar sus nuevas palabras, sus ocurrencias, sus anécdotas y su enfoque.

Conociendo sus opiniones

Conversar con nuestros pequeños es súper placentero, pero de añadidura nos da la posibilidad de conocerlos, de saber cómo piensan, cómo aplican la lógica, etc. Preguntas sencillas cómo: ¿Qué te parece esto?, ¿Qué harías tu ante esta situación?, ¿Para qué haces esto? Son preguntas que nos ayudarán a ver su esquema de pensamiento y el propósito que tiene cada cosa para el niño.

Ayudándolos a identificar emociones

Los niños no tienen las mismas herramientas para manifestar sus emociones, muchas veces se sienten mal y no saben distinguir si es impotencia, rabia, tristeza. Para que a ellos se les haga más fácil saber identificar sus emociones, podemos indagar en relación a cómo se sienten e ir definiendo las emociones y si es posible dándoles herramientas para su manejo.

Por ejemplo, podemos hacer un hábito preguntarles cómo se sienten con una determinada experiencia, en función a su respuesta, darle opciones de emociones, o bien si es evidente la emoción, darle información de la misma para que logre identificarla a futuro. Me parece que te sientes frustrado o molesto porque no tuviste tiempo de jugar con la pelota, no siempre podremos hacer lo que queremos en un momento determinado, pero hay alternativas para esto, te parece si mañana vamos al parque?

niño jugando

Indagando acerca de sus habilidades

En muchas oportunidades los niños hacen cosas que a los padres les gustaría que hicieran, pero no son ellos los que desean hacer eso, por ejemplo: jugar fútbol, hacer ballet, etc. Es cierto que con la práctica se puede llegar a ser muy bueno, pero un niño haciendo lo que le gusta, puede llegar a ser excepcional.

Preguntarles a los niños qué les gusta, qué prefieren hacer entre varias opciones, observar su comportamiento ante diversas actividades, hacer que prueben diferentes cosas, dándoles su correspondiente tiempo de adaptación, son formas de indagar acerca de qué les gusta hacer y probablemente sepamos dónde invertir más tiempo o más recursos.

Todas estas recomendaciones pueden parecer tácitas, pero lamentablemente no es así. Muchos padres no dedican tiempo suficiente a sus hijos, o no se preocupan en conocerlos. Algunas veces porque no son capaces de ver que son unas personitas con mentes brillantes total y absolutamente enriquecedoras, con variadas personalidades, con talentos innatos. Los ven como proyectos a futuro y muchas veces no son tomadas en consideración sus opiniones o sus preferencias.

Niños felices

Algunas veces los padres quieren hacer con los niños lo que no pudieron hacer ellos, entonces convierten a los niños en lo que a ellos les gustaría haber sido, sin considerar que aún siendo eso bueno, pues no necesariamente es lo que haría feliz al niño. En este caso, se forman adultos frustrados, por no hacer lo que les gusta o en un mejor caso adultos con sentimientos de culpa por no haber hecho lo que su(s) padre(s) quería(n).

El medio mejor para hacer buenos a los niños, es hacerlos felices. Oscar Wilde

Parte de nuestra responsabilidad es que nuestros pequeños sean felices en el presente y en el futuro y tenemos en nuestras manos conocerlos y ayudarlos a ellos a conocerse. Cuando una persona sabe desde temprano quién es, qué le hace feliz, qué talentos tiene y qué quiere hacer es más fácil que sea una persona feliz y exitosa.

Por: Sara Espejo

Síguenos:

IG: Perlas para el Alma

FB: Perlas para el Alma