Muchas personas tenemos algún tipo de problema para dar por concluida una relación en la cual nos hemos visto emocionalmente involucrados, bien sea por la esperanza de que las cosas cambien, por la expectativa de que la otra persona valore lo que le ofrecemos, por miedo o por costumbre, podemos vernos extendiendo relaciones que sabemos no van a funcionar… que ya no funcionan para nosotros.

Una de las peores cosas que podemos hacer es acostumbrarnos a dinámicas tóxicas en nuestras vidas, tomar agravios como cosas rutinarias, pensar que algunos momentos de bienestar valen muchos más momentos de tortura, de malestar y de zozobra. Todos merecemos relaciones nutritivas, que nos impulsen a ser mejores, que nos hagan sentir afortunados por haber tomado la decisión de vincularnos a una determinada persona.

desprecio

Pero si nuestro común es cuestionarnos el estar allí, sentir que la otra persona no es merecedora de lo bueno que le damos y que nosotros no somos merecedores de lo negativo que podamos estar percibiendo, debemos tomar medidas tempranas.

¿Ya diste una, dos o varias oportunidades para crear la relación que quieres, y te has sentido estafado una, dos o varias veces? No te desgastes más, no te cargues de resentimiento, ni te llenes de necesidad de venganza, no te coloques en niveles que no te corresponden, pero no te quedes inerte, toma acción. Sal de donde no te conviene estar.

Despedida-de-una-pareja1

Solo nosotros permitimos lo que ocurre en nuestras vidas, de nada te sirve asumir un papel de víctima y ponerte a pensar o decir que la otra persona no te valora, que luego de todo lo que tú has hecho, te paga una y otra vez con la misma moneda, que fuiste muy inocente al pensar que algo productivo o con proyección resultaría de esa relación, que has dado y dado para cosechar algo que no mereces… No significa que esto no sea cierto, pero si te enganchas en ello pierdes el control. Asúmelo y sin mucho miramiento di: esto se acabó.

A veces la única manera de que alguien valore lo que tuvo es perdiéndolo, cosa que no debemos tomar como excusa para reintentarlo, porque generalmente esa valoración no es a largo plazo, ni siquiera a mediano.

Si tú no decides limpiar tu vida de lo que no te hace bien, nadie lo hará por ti. Valórate, ámate, entiende que mereces lo mejor y si te conformas con poco, te estarás condenando a recibir poco. Piensa cómo quieres que te amen, piensa cómo quieres que te traten, cómo quieres que te respeten, todo eso está disponible para ti, comienza a dártelo a ti mism@ y comenzarás a vibrar en la frecuencia que acercará ese tipo de amor a tu vida.

El-verdadero-Amor-no-espera-500x383

Quizás te sientas mal por un tiempo, pero te aseguro que te darás cuenta de que la mejor decisión siempre coincide con lo que te otorga bienestar y estar cerca de alguien que no te valora,  no te cuida, no te respeta y en resumen no te ama, o lo hace de una manera tan particular que solo es entendible para él, ese amor no es sano ni conveniente para ti.

Cuando tú sabes amar, cuando das lo que esperas recibir, salir de una relación que no te llena, no representa una pérdida, por el contrario, siempre resulta ser una ganancia absoluta.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet