Cuando nos enamoramos muchas veces somos capaces de hacer cosas que normalmente no consideraríamos, pero embriagados de romance, seducción y hormonas podemos dar pasos que no sean convenientes para nosotros.

Acá te mostramos las 6 cosas que jamás debes hacer por una pareja o cualquier otra persona:

Renunciar a tus sueños: Tus sueños te pertenecen y es tu responsabilidad ir por ellos, construirlos, crearlos, solo debemos abandonar un sueño cuando vamos tras otro más grande e importante aún. Nadie tiene el derecho de arrebatar nuestras ilusiones, ni tampoco de imponernos caminos que nos conduzcan a los sueños de alguien más.

mujer-triste-por-la-ruptura-de-su-relacion

Dejar a tus amigos: Tus amistades forman parte de tu vida, quizás desde antes de tu pareja, digamos que van incluidos en un combo y el dejarlos por presión o imposición de alguien más, te roba algo de tu identidad.

Alejarte de tu familia: Nuestra familia, incluso no siendo una que consideremos ejemplar, representa nuestras raíces y a través de ellos hemos formado nuestros primeros lazos de amor, de empatía, aprendemos a compartir, a sentir alegrías y penas por alguien fuera de nosotros mismos y solo por una decisión personal que no tenga nada que ver con opiniones externas será válido el alejarnos de nuestras familias.

Permitir que te maltraten: Nuestra naturaleza está vinculada al amor, al cuidado, al buen trato, al respeto. Cualquier cosa que se salga de esos parámetros y nos haga sentir incómodos, humillados, inferiores, desplazados o ignorados, tiene que ser rechazada de nuestras vidas. Consideremos que solo nos ocurre lo que procuramos o lo que permitimos y el maltrato no debemos mantenerlo cerca bajo ninguna circunstancia.

pareja-triste-medium

Darle más importancia a la otra persona que a ti mismo: Aunque suene egoísta, debemos velar por nuestras necesidades, debemos sentirnos bien para poder brindarle bienestar a cualquiera que se vincule a nosotros. Si no podemos sentir paz, no podemos ofrecerla, si no podemos amarnos, no podemos amar a nadie más, si no somos capaces de cuidarnos a nosotros mismos, difícilmente lo podremos hacer de manera exitosa con alguien más.

Poner la llave de tu felicidad en su bolsillo: La felicidad es algo tan propio, que el delegar la responsabilidad de ella a alguien más es uno de los errores más irreparables que podamos cometer. Evidentemente habrá acciones de los demás que contribuyan o que interfieran con nuestra felicidad, pero el saber que solo nosotros tenemos el control es lo que nos da la verdadera libertad.

Ya repasamos lo que no debemos hacer por una pareja, ahora nos queda recordar que todo lo que construyamos desde el amor, el respeto, la consideración y la empatía, será sin duda una estructura con los cimientos ideales para una relación sana y duradera. Si apartamos el ego y permitimos que el amor tome el control, cada paso que demos en pareja nos conducirá a una mejor relación y en especial hacia una mejor versión de nosotros mismos.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet