Hoy está de fiesta el cielo y el universo entero

Hoy está de fiesta el cielo y el universo entero

El amor y la vida son el mejor motivo para celebrar y un día como hoy a este planeta llegó un ser de luz, como todos en muchos sentidos, pero tan especial en otros, que luego de te marcharas de este plano fue cuando medianamente pude entender que tus niveles de nobleza, de amor, de comprensión y de compasión, estaban muy por encima de mis niveles de entendimiento.

Hoy recuerdo con admiración tu resiliencia, tu capacidad de sobreponerte a todas las situaciones adversas y hacerlo con la mejor actitud, con la sonrisa más grande. Siempre fuiste una maestra, inclusive cuando esperé cosas de ti que no llegaron y es que todos debemos aceptar desde el amor, desde la empatía.

bear

No importa si en algún momento no entendemos a alguien o queremos para esa persona algo diferente  a lo que está creando para su vida, respetemos sus procesos y reconozcamos nuestro alcance, porque muchas veces por querer el bien, terminando haciéndole daño a una persona especial, que quizás no necesita ningún tipo de reorientación en su vida, sino simplemente amor.

No sé si te di lo suficiente mientras estuviste conmigo, de hecho siento que siempre quedará en mí la sensación de poder haberte demostrado más amor, haberte demostrado más comprensión, haberte demostrado más interés… Y aclaro demostrado porque siempre fuiste centro de mi vida y de mi amor, mi dedicación se volcaba a protegerte, inclusive de tu manera particular de demandar amor, aunque definitivamente no tuve las mejores maneras para hacerlo, pero hasta eso lo aprendí contigo.

Soy quien soy en mucho gracias a ti, y te agradezco y no te responsabilizo precisamente porque siento que dejaste en mí las mejores semillas, me imprimiste la confianza necesaria en la vida, en lo divino, en mí misma, me colmaste de amor, en tanta cantidad que aun en tu ausencia tengo de donde sacar cuando más lo necesito. Soy una buena persona mami, en mi vida predomina el bien y solo puedo decirte sin alejarme de la humildad que lo hiciste excelentemente bien conmigo, que fuiste la madre que necesité y por eso te escogí.

cielo luz

En mi corazón guardo la esperanza de que mis creencias sean ciertas y cuando deje este plano, pueda encontrarme contigo y sigamos nuestro camino de evolución, siempre juntas, siempre cerca, porque las almas que se aman, siempre permanecen unidas.

Eres parte de mí y yo soy parte de ti. Te amo más allá de la vida… Y hoy celebro tu vida y de esa manera celebro la mía, te honro y nunca dejaré de agradecerte el haber sido el canal perfecto para vivir esta experiencia.

Feliz cumpleaños y mis regalos desde acá: Mi amor, mi pensamiento y mucha, mucha luz para ti mami.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *