La vejez muchas veces puede ser vista como una limitación, como la etapa en la cual nos volvemos dependientes, donde nuestras fuerzas se acaban y nuestro cuerpo deja de responder de forma eficiente, para obtener respuestas tardías, para rebuscar en nuestra memoria recuerdos perdidos, mientras que nuestra piel pierde brillo y lozanía y nuestra postura cada vez es menos erguida.

Abuela

Afortunadamente hay una forma mucha más placentera de ver la vida, de vivirla, de sentir cada una de las etapas de ella como una bendición, como un regalo, ya es un regalo estar en este planeta, ocupando un lugar especial en él y en el corazón de las personas que nos quieren.

Venir a este mundo ya es un milagro, todo lo que tiene que ocurrir para que estemos aquí en este lugar es el resultado perfecto de miles de detalles que hacen nuestra vida posible, comenzando con todas las vidas de nuestros antepasados que tuvieron que recorrer un camino determinado hasta llegar a nuestros padres, quienes nos concibieron en medio de un evento probabilístico extremo! ¿Cómo no disfrutar de nuestra vida? ¿Cómo no disfrutar de cada una de sus etapas, incluyendo la llamada vejez?

Nieto-y-abuelo-mirando-las-estrellas

Envejecer es como escalar una gran montaña:

mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre,

la vista más amplia y serena.
―Ingmar Bergman

El envejecimiento es una construcción mental, cuando nos enfocamos en nuestro presente, en vivir cada momento, el asunto de la edad deja de ser una preocupación, más aún si asumimos la impermanencia de todo como un principio, sabremos que todo cambia, absolutamente toda cambia, y envejecer no significa empeorar, significa avanzar, en nuestro desarrollo, en nuestro camino, que no acaba con el día que partimos de este mundo, es un camino eterno.

Los estereotipos marcan una tendencia de que la vejez trae consigo ausencia de salud y de bienestar, y esto genera una creencia en nosotros, que si permitimos que nos domine, materializaremos llegado el momento, por eso es recomendable reprogramar nuestras creencias, darnos mensajes alentadores, amar lo que hacemos, apreciar cada momento, no anticiparnos, ayuda en esa reprogramación.

maxresdefault (3)

Entender que el propósito de nuestra vida es  nuestra plenitud, amar y ser amados, nos permite vivir en el aquí y en el ahora, disfrutando de cada paso. Adueñarnos de nuestros años y orgullosamente saber que hemos recorrido el camino que hemos construido nosotros mismos, nos hace valorar cada minuto y celebrar nuestra existencia con vitalidad y agradecimiento.

Estamos llenos de vida, aun sin estar en este plano, somos más que nuestro cuerpo. No te preocupes por las canas, ni por las arrugas, mientras más las notes tú, más se harán notar, haz caso omiso de ello, dedícate a hacer lo que te gusta, a vivir con pasión, a disfrutar de tus amigos, de tu familia, dedícate a lo que trasciende, que no tiene nada que ver con la parte física, cuídate y quiérete y jamás reniegues de tu cuerpo que te brinda lo necesario para vivir esta experiencia.

vejez

Hermoso poema que le da mayor sentido a los años

Algunos de nosotros envejecemos, de hecho, porque no maduramos.

Envejecemos cuando nos cerramos a las nuevas ideas y nos volvemos radicales.

Envejecemos cuando lo nuevo nos asusta.

Envejecemos también cuando pensamos demasiado en nosotros mismos y nos olvidamos de los demás.

Envejecemos si dejamos de luchar. Todos estamos matriculados en la escuela de la vida, donde el Maestro es el Tiempo.

La vida solo puede ser comprendida mirando hacia atrás. Pero solo puede ser vivida mirando hacia adelante.

En la juventud aprendemos; con la edad comprendemos…

Los hombres son como los vinos: la edad estropea los malos, pero mejora los buenos.

Envejecer no es preocupante: ser visto como un viejo sí que lo es.

Envejecer con sabiduría no es envejecer.

En los ojos del joven arde la llama, en los del viejo brilla la luz.

Siendo así, no existe edad, somos nosotros que la creamos. Si no crees en la edad, no envejecerás hasta el día de tu muerte.

Personalmente, yo no tengo edad: tengo vida!

No dejes que la tristeza del pasado y el miedo del futuro te estropeen la alegría del presente.

La vida no es corta; son las personas las que permanecen muertas demasiado tiempo.

Haz del pasaje del tiempo una conquista y no una pérdida.

Autor desconocido

Por: Sara Espejo

Síguenos:

IG: Perlas para el Alma

FB: Perlas para el Alma