Perlas Para El Alma

Inspiramos tu vida

Bienestar, Espiritualidad, Pensamientos

10 Ladrones de energía según el Dalai Lama


Según el Dalai Lama, existen 10 elementos que nos roban la energía vital, que nos convienen tener aprender a identificar y si es posible erradicar de nuestras vidas.

Nuestra energía es uno de nuestros recursos más valiosos, ya que de dependiendo de cómo la invirtamos será nuestra vida.

Veamos más sobre estos ladrones de energía:

1 – Personas desgastantes

“Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

Las quejas suelen ser los medios favoritos de algunas personas, pero primero que todo debemos evitar estar en ese grupo y luego, debemos cuidarnos de no alimentar esa conducta en los demás, bien sea canalizando las conversaciones e interacciones de otra forma, ignorando o más radicalmente alejándonos de la fuente de drenaje energético.

2 – Deudas

“Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.

Las deudas nos mantienen con un pendiente constante, debemos saber saldar nuestros compromisos de forma oportuna, sin generar cargas y procurando en la medida de lo posible, que las deudas que mantienen con nosotros sean de igual forma saldadas.

Sabemos que hay personas que se caracterizan por pagar mal o no hacerlo, evitemos ser parte se ese grupo y si nos toca estar en la posición del que ha dado y se le hace imposible recuperar lo que se haya prestado, procuremos olvidarnos de ello y agradecer que estuvimos en el lugar del que dio y tener presente la creencia de que la vida siempre nos retribuye lo que hagamos de forma multiplicada.

3 – Las promesas pendientes

“Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”.

Acostúmbrate a que tu palabra tenga valor, a asumir tus compromisos desde el corazón, desde allí no es difícil cumplirlos y no los considerarás un sacrificio. Si no puedes cumplir con algo que has prometido, realiza los ajustes necesarios, pero no lo dejes como una promesa en el aire.

4 – Dejar de lado lo que realmente nos gusta

“Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas”.

Aprende a decir no y a decir sí de forma oportuna y coherente con lo que quieres. La vida es muy corta para dedicar nuestro tiempo a lo que no nos gusta o a lo que no tiene un fin estratégico en nuestros proyectos.

5 – No descansar ni actuar

“Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.

Hay momentos para todo, para actuar y para observar, para descansar y para trabajar… Respetar nuestros ciclos y ver qué necesita realmente de nuestra intervención, resultará siempre en una buena inversión.

6 – El desorden

«Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.

Es importante mantener nuestro entorno armónico, un ambiente desordenado, no nos permite estar tranquilos, de hecho es un reflejo de cómo nos sentimos internamente. Así que si nuestro interior está un tanto caótico, podemos comenzar recobrando la calma, organizando nuestros espacios.

7- Descuidar la salud

«Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos”.

Nuestro cuerpo es nuestro vehículo, de su tiempo depende nuestra experiencia. Por eso un trato amoroso y justo siempre será una decisión inteligente. Descanso, ejercicio, buena alimentación y reconocimiento, son bases para una excelente relación con nuestro templo.

8 – Las situaciones difíciles

“Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria”.

No dejes las situaciones complicadas en el aire. Toma las acciones que sean necesarias para mejorar cualquier experiencia que consideres conflictiva. El actuar te permitirá canalizar tu energía de forma eficiente, mientras que el ignorar o prolongar, solo se convertirá en un grillete en tu vida.

9 – No aceptar

“Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

A veces duele aceptar, pero es lo único que va a detener una guerra interna cuyo efecto no es otro que mantenernos atados a lo que duele y sencillamente no está en nuestras manos cambiar.

10 – El rencor

“Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo”.

Usa el regalo del perdón cada vez que tengas oportunidad, contigo o con otros, aprende a colocar compasión y amor donde hoy hay dolor. La carga se irá desvaneciendo y tendremos mucha más libertad.

Esto es prácticamente un manual de vida, si lo internalizamos y lo aplicamos, podremos mantener esa energía resguardada o invertida en lo que sí trae beneficios. Haz que sea de utilidad para ti.

Por: Sara Espejo – Perlas para el Alma


Leave a Reply

Theme by Anders Norén